Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2010

Costumbres

Acostumbraba amanecer mirando al sol
escuchar las novedades de las diez
pensar en voz alta
vivir de esperanzas.

Era mi hábito recordar en olores
entregarme a la tristeza
no hacer nada los domingos.

En fin, yo vivía sin sentido
no dormía
y pensaba en sosobra.

Era mi pasión amar hasta el cansancio y la aurora.

Elecciones

Casi no escribo de política porque con trabajos recuerdo la definición de izquierda, derecho, centra, centro-izquierda, centro-derecha y para colmo hasta la tercera vía.

Mis conocimientos respecto a la política del país también son más bien prácticos e históricos. Recuerdo las crisis y los nombres de los presidentes, casi no recuerdo nombres de miembros de gabinetes y sólo algunos cuantos apellidos me quedan en la memoria a largo plazo.

Es así que los Hang, Carstens, Petricholi, Durazos, Elvas, Murillos y demás apellidos la verdad es que me dicen muy poco porque sólo entiendo de situaciones y no de referencias y debo confesarlo, soy muy mala para los nombres.

Pero heme aquí, que sin ser necesariamente política docta y letrada he participado de los cambios que se han dado en este país y también de los que no han llegado a cristalizarse porque siempre habrá medios para no realizarlos, así es que hoy he decidido hablar de política de mercado, de tortillería, del día a día para correr y toma…

Mariposas al vuelo

Una mariposa negra le mostró su destino fatal. Sobresaltada por el espanto al verla, no alcanzó a esquivar el auto que venía del otro lado.


Ella era una hermosa mariposa libre y feliz. Un día, un coleccionista la atrapó, le pinchó con un alfiler y la botó al lado de cientos de mariposas igual de hermosas, libres y felices.
Ya nunca se supo más de ella.


Nació oruga y se convirtió en crisálida. De ahí surgió mariposa con dos hermosas alas deseosas de libertad.
Su destino estaba marcado. A partir de ese momento su pasión en la vida fue ser bailarina desnudista con los senos siempre al aire.
Ningún coleccionista pudo atravesar su corazón.


Al salir del capullo, se adivinó maravillosa, única e irrepetible. Levantó el vuelo y se topó con cientos de maravillosas, únicas e irrepetibles igual que ella.
Desde las profundidades de sus vidas pasadas recordó una frase "la rosa no es única por ser rosa sino por su cuidador".
A partir de ese momento fue única, buscó una rosa a quien cuidar.


Como si…

Olvido

La tarde está lluviosa y los amigos ocupados. El amor se ha replegado en algún rincón de la habitación esperando renacer y el tedio me invade. Así me encuentro y el torbellino poco a poco me lleva a antiguos espacios, lugares lejanos y algunos incluso ya inexistentes pero mis ojos se llenan de tristeza al darme cuenta de que ya casi todo lo he olvidado.
He olvidado el sabor de los helados de don Tanis, el color de la fachada de nuestra vieja casa que ahora la descubro pobre y pequeña.
Los rostros de mis hermanos, antes cotidianos ahora me devuelven la imagen de hombres trabajadores y responsables y por qué no decirlo, triunfadores pero sus sonrisas espontáneas y las pláticas interminables ya son ajenas a mis oídos e incluso estas ganas locas que nuestros padres nos inculcaron de darle brillo al piso con nuestros mejores pasos de baile, esas hace mucho se nos agotaron, no sabemos donde dejamos las fuerzas que nos hacían incansables.
El bello rostro de mi hermana con sus cientos de medall…

El por qué de mi soltería

Hace poco volví a escuchar esta tan sonada frase de “todas las mujeres son iguales” y por supuesto la réplica exaltada de: “todos los hombres son iguales”.

Y es por eso que hoy me saltó la duda de qué tan iguales o tan diferentes somos unos de otros y en particular, qué tan igual o diferente soy de las otras y qué diferencia quiero encontrar en alguien con quién compartir mis momentos de alegría y esos escasos de tristeza, enojo, enfado, flojera, aburrimiento y en fin tratar de explicar(me) el por qué me conservo soltera.

Así es que desde mi experiencia cuento mi historia.

No siempre he sido soltera. La verdad es que intenté entrar en el engranaje social de ser novia, esposa y madre pero desafortunadamente e insisto en este punto, no soy tan igual como mis demás congéneres, así es que fui una novia revolucionaria sin celos, sin obligaciones, sin exigencias, con apertura para el conocimiento de otras y otros para reafirmar el gusto por no estar con esos otros y con la convicción de que co…