Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2008

Un diario de ti o de mi encuentro con los otros.

Día uno.
Hoy me enamoré de ti. Te descubrí en un transporte público y me encantó ese timbre de voz tan especial con el que me recibiste, la manera tan maravillosa en que decías a todo el que abordaba la unidad: -Si, no, gracias, ¿a dónde va?- Simples frases que soltaste al azar y sin fijarte gran cosa en a quién van dirigidas.
Por eso me declaro enamorada perdida, porque pese a ser sólo unos instantes en los que te escuché y a que después de ti fuiste otro en otro transporte pero con esa tan especial voz que enamora, me declaro loca perdida por ti aunque no sepa ni cómo te llamas, quién eres o donde vives, sólo se que te amo.
Día dos.
Hoy te descubrí en las líneas de un e-mail (correo electrónico), que un amigo me envía diariamente. Había escuchado de ti, pero mis tontos prejuicios no me dejaban acercarme lo suficiente para conocerte de cerca y leerte y saber de ti porque afirmaba tajante que la poesía no me gustaba. Hoy todo cambió, tus letras le hablaron a mis ojos, tus palabras mágicas…

Receta de amor sin culpa, o las galletas Anita sin chochitos

Ingredientes: Una mujer de mente abierta Un hombre que no sea machista. (Si se le dificulta encontrar uno fresco, puede conseguirlo congelado, aunque el resultado no es el mismo). Una buena dosis de deseo. La llamarada suficiente de la pasión para una sola noche. Un toque de perfume en ambas piezas de carne El recipiente adecuado para la preparación (de preferencia en donde la carne pueda tener amplitud porque tiende a expandirse). Deje ambas piezas de carne marinar durante 24 horas bañándolas constantemente de literatura erótica. Tenga mucho cuidado de que este marinado sea de la más fina cosecha, ya que si se llega a utilizar una de menor calidad, como la literatura meramente pornográfica, corre el riesgo de que el macho se pase de macerado y pierda sus jugos, lo que le da un toque medio de desencanto al guisado. Ya ablandados y en su punto, colóquelos en el recipiente que se ha elegido para preparar la mezcla y proceda a suavizar la carne con mucha paciencia. Recuerde que como toda…