Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011

La cita

¡Ay, que ya se acerca la fecha y todavía no se qué ponerme! ¿Blanco, negro? ¡No, hoy quiero salir de lo común y creo que me inclino por el rojo!
Pero todos los años es lo mismo, que me agarran las carreras y que siento que no llego a tiempo.
¿Cómo estarán mis hijos? Grandes todos y ya con nietos. Los supimos hacer hombres y mujeres de bien y creo que siempre hemos estado orgullosos. ¡Los quiero tanto!
Mis hermanas y hermanos ya cada vez son más, pero nunca vienen para acá. Ellos prefieren celebrar en casa de nuestros padres porque ahí se juntan todos. Yo nada más paso un ratito y me regreso ¿Volando?

Me encantan los colores, los olores. Delia, mi niña más pequeña prepara ese salpicón que siempre le queda tan delicioso y sabe que es mi favorito.
Ernesto no olvida las cartas españolas y tira una mano sólo para mí.
Rosa la mayor, es la encargada de tener todo a tiempo y la verdad salió mejor organizadora que yo para esto de las reuniones.

¿Cómo estará él? Mi amor eterno, el dueño de mis …

Diosa caida

Ese día ya no se pudo levantar. Las cortinas cerradas, penumbra total en su recámara y silencio en toda la casa.
¿Qué había pasado? ¿Quién falló? ¿Por qué no?
Qué absurda era la vida en ese momento. Si, ella que se había dado el lujo de rechazar las ofertas de relaciones totalmente convenientes con ceremonia incluida. Ella que sin pedirlo recibía siempre obsequios vastos y costosos. Ella diosa construida sin esfuerzos que nunca necesitó ninguna cirugía o dietas forzadas. Era una escultura perfecta producto completamente de madre naturaleza.
Cuando lo vio por primera vez quedó prendada de sus encantos y comenzó el coqueteo, deporte en el que ya era toda una experta.
Él por supuesto se mostró interesado, le ponía atención, incluso era amable con ella y tenía preferencias en las conversaciones para escucharla.
¿Entonces en donde se perdió el rumbo? Al terminar el curso la despedida fue un frio adiós y ya no supo más de él. Ninguna llamada por teléfono, mucho menos un correo electrónico.

Repetición

Repetición

Miradas
Sonrisas
Plática
Coincidencia

Cita
Sorpresas
Afinidad
Quizás

Encuentro
Nervios
Besos
Caricias

Nido
Silencios
Suspiros
Roce

Sudores
Succiones
Abrazos
Penetración

Cansancio
Hastío
Desencanto
Adiós

Búsqueda
Afinidad
Miradas
Comenzar

Y así una, y otra, y otra vez hasta el aburrimiento