Ir al contenido principal

Entradas

Entre vapores de olvido

Hoy sueño y te sueño, te tengo en absurdos, en situaciones irrealizables y en encuentros casuales imposibles.
¿Me piensas, estás conmigo sin estar en mí? Amanezco con la duda, con el sueño intranquilo, la cama revuelta y mi ánimo inconcluso.
Quisiera explicarte, que me confirmaras que efectivamente estuviste aquí, etéreo, disforme, intangible queriendo tú también tenerme contigo. Pero ya no estás, la distancia y el olvido nos ha alejado tanto que tu plano ya no es mi plano, tu mundo paralelo ya pertenece a otro universo distante en donde todo es diferente, eres otro, dejas de ser tu y yo me quedo aquí queriendo que sigas siendo parte de mi ahora, de mis desvelos, de mis ganas inconformes que con nada logran recordarte.
Hoy te soñé y espero tú me hayas soñado, al menos me hayas recordado y si nada de esto fue, que con mucha suerte hayas sido tocado con el viento de mi deseo y eso te haya removido un pequeño recuerdo.
Entradas recientes

Placeres 2018

1.- Soltera, treintona y fantástica.- Juana Inés Deesa
2.- Los reyes malditos. La loba de Francia.- Maurice Druon
3.- El laberinto de los espíritus.- Carlos Ruiz Zafón
4.- Matemáticas para las Hadas.- F.G. Haghenbeck
5.- Las hijas de Eva y Lilith. Conoce y sana a todas las mujeres que hay en ti. Elisa Queijeiro
6.- El instante amarillo.- Bernardo Fernández
7.- Cuando te hablen de amor.- Mónica Lavín
8.- Cuentos frágiles. Por donde se sube al cielo.- Manuel Gutiérrez Nájera
9.- Carmilla.- Sheridan Le Fanu
10.- Cuentos de amor.- Junichiro Tanizaki
11.- Vida y Milagros de la Crónica en México.- Sara Sefchovich
12.- Diablo Guardían.- Xavier Velasco

Ojos de sol

Desde mi rincón favorito en esta casa escandalosa tan llena de niños, de sonidos, de melcocha embarrada por todos lados observo y recapitulo.
Tú y yo por fin pudimos romper nuestro silencio individual y volvernos uno al confesarnos que ya nos necesitábamos. Nos volvimos cómplices y después de muchos años de compartir vivencias, simplemente nos comprometimos legalmente y socialmente para poder vivir juntos. Sí, fue una boda espectacular.
No fue fácil, nacimos pobres y construimos sueños en bases frágiles que nos llevaban de un fracaso a otro descalabro, de no tener nada a tener menos, pero el tiempo y el amor nos sacaron adelante.
Y por fin, la estabilidad, y otra vez, la desazón; venían los hijos. A volver a empezar a conocernos de nuevo como padres y no como esposos.
Qué te puedo decir, hemos sido felices, no lo podrás negar, viviendo bien y a veces mejor pero ya sin ese estómago pegado de los primeros años porque hemos sabido salir adelante juntos…

Desde mi rincón favorito, en esta…

Y retumba en su centro la tierra

Confieso que he pecado pero sin arrepentimiento, con esas ganas que da la perversión de lo prohibido y que ponen en el rostro esa sonrisa de satisfacción culposa que nos lleva del cielo literal al infierno candente, donde despojados de prejuicios y ropajes absurdos las almas se hermanan y se llevan al hastío incansable.
Y lo confieso porque he de ser franca, ya no puedo seguir guardando este secreto que se me escapa por los ojos, por la piel, por el andar felino que ya se descubre desde que aparezco y arranca el consabido ¡Qué tienes que te ves radiante!
Y eres tú, con esa sonrisa angelical el que ha logrado esta metamorfosis inversa y me sacaste de mi condición de oruga verdosa insignificante y me convertiste en mariposa radiante multicolor.
Si el amor pudiera definirse, se llamaría charla, hermandad, descubrimiento, sorpresa, complicidad, adivinación, porque todo eso mueves dentro de mi ser y mente y así como me llevas a las inmensidades de los pensamientos profundos y contundentes…

Amanecí otra vez

Entremezclada en la inmensidad de mi cama vacía, hoy amanecí soñando con tu abrazo, con tus brazos; esos que alguna vez me prometieron albergue eterno y calidez gozosa. Recordé entre brumas las formas de tu cintura, potente y vigorosa que se acoplaba tan bien a la mía sin preámbulos amatorios porque de pensarme y de pensarte nos disponíamos sin necesidad de salivar.
Mi boca sigue sabiendo a tu boca y sabe dulce y amargosa, sabe a sangre fresca después de la mordida, pero también sabe que es tuya y reconoce tu huella ensalivada.
Nunca, nunca, nunca… los sueños habían sido tan claros, tan frescos y tan vívidos como éste en donde volvimos a ser aquellos que danzaban al mismo compás.
Y en este día de boleros, y en este amanecer de canciones, Antonio, Armando, Consuelito y toda la corte de cantantes y autores me llevaron a soñarte y amanecer como ya dije, de nuevo entre tus brazos fantasiosos.

Visita navideña en pleno verano

Te preguntas exasperada. ¿A quién en su sano juicio se le ocurre pedir un pantalón deportivo blanco para una sola puesta? Y lo que es peor ¿A quién se le ocurre pedir un pantalón deportivo blanco para un adolescente que se arrastra y se tira al piso a la menor provocación?
Te resignas a la tarea y saliendo del trabajo, te adentras en las líneas obscuras y apretujadas del metro para salir a las calles anegadas de Mixcalco para buscar un pantalón como últimamente te gustan las cosas, bueno, bonito y barato.

Ella quiere ponerse espléndida con sus compañeros de trabajo y piensa: ¡Qué mejor lugar para comprar cositas de oficina, que las grandes tiendas papeleras del Centro de la ahora Ciudad de México! Nunca se imaginó que esas grandes tiendas estaban viviendo la cruenta escalada del dólar que en esos días prenavideños, apenas despuntaba hacia una subida sin parada pero que ya se dejaba ver en los estantes vacíos de las grandes cadenas papeleras. Quién diría que por esa circunstancia descu…

Placeres 2016

1.- El amor es hambre.- Ana Clavel
2.- Todo Belascuarán.- Paco Ignacio Taibo 2
3.- El gallo de oro.- Juan Rulfo
4.- Día de muertos.- Francisco González Crussí
5.- La chica del tren.- Paula Hawkins
6.- Cleotilde.- Juan Rulfo
7.- La plenitud de la señorita Brodie.- Muriel Spark
8.- El extranjero.- Albert Camus
9.- La mujer como elemento indispensable para la respiración.- Enrique Jardiel Poncela
10.- La hojarasca.- Gabriel García Márquez
11.- Los reyes malditos II. La reyna estrangulada.- Maurice Druon
12.- La hojarasca.- Gabriel García Márquez
13.- El coronel no tiene quién le escriba.- Gabriel García Márquez
14.- Cien años de soledad.- Gabriel García Márquez
15.- Los funerales de mamá grande.- Gabriel García Márquez
16.- Espuma y nada más.- Hernando Téllez
17.- Enganchados.- Susana Moscatel
18.- La mala hora.- Gabriel García Márquez
19.- Cinco esquinas.- Mario Vargas Llosa
20.- Los crímenes de la calle Morgue.- Edgar Allan Poe
21.- Los Reyes Malditos III - Los Venenos de la Corona.- …