Ir al contenido principal

Diario, 30 de marzo de 2011.

La inspiración ha estado presente y he dejado este recuento de cosas sin importancia que me pasan y transcurren sin necesidad de ser relevantes, pero si con la urgencia de quedar siempre presentes.

Pero como el caso lo amerita, ahora cuento que en esto de los calificativos que ahora voy acumulando en mi ya largo recorrido de vida, ahora me imponen el de “ñerita” y además “bipolar” sin mayor justificación que un “más sin embargo” que a modo de broma puse en un muro del feis.

Lo que me lleva a dos cosas que hace mucho he venido primero sospechando y ahora confirmando.

El mundo virtual y la vida virtual nos dan sí una plataforma de acercamiento social que supongo siempre ha existido, aunque anteriormente ésta se daba por medio de epístolas que se enviaban cientos de personas en estos ya casi extintos rincones de encuentro.

Actualmente este intercambio social se acerca cada vez más a la realidad y ahora la comunicación y el conocimiento de los otros lejanos, cercanos o antes inimaginables es casi cara a cara con todas las características de una interacción simbólica por medio de los dispositivos con los que ahora contamos; micrófonos, cámaras, videos, etc.

Siendo así esperaríamos que antes de hacer cualquier valoración del otro que escribe, podríamos tener la atención de, al menos, revisar perfiles, saber un poco más de esa persona o incluso bucear por los intrincados laberintos de la vida del otro por medio de toda la información que tenemos a bien subir, colgar, colocar o como sea que se diga, en nuestro muro y perfil.

En fin, que el calificar a alguien como yo de ñera, Monsiváis femenina, linda bebé, mujer interesante, amiga dicharachera, Nata cabrona, abuela regañona, y más etcéteras que se me van de la memoria, sólo me hace pensar que si la comunicación en una interacción cara a cara real se presta a la ambigüedad y a la especulación del cómo es el otro, en un mundo virtual abundamos los bipolares, los incongruentes, los extremistas y los desadaptados a montones porque además de no comunicarnos, nos vamos con las impresiones.

El segundo punto que también descubro es que la sentencia de mi buen amigo Arturo de que la ambición y la envidia mueve al mundo se hace presente y lo más lamentable es que éstas dos ¿cualidades? Aplicadas a una mujer, se vuelven terribles armas de destrucción femenina.
Sí, afirmo femenina porque no alcanzo a entender si es por quedar bien con el intelectual, o por demostrar que somos estatutariamente superiores, o porque nacimos y crecimos en buena cuna nos volvemos implacables y destructivas con las mismas de nuestro género y dejamos de lado la solidaridad que se esperaría de alguien que pretende crecer, evolucionar, por fin formar parte de la cultura de la humanidad. Porque no podemos olvidar que llevamos dos mil años de no ser nadie y ahora que los espacios se están abriendo, perdemos el tiempo en descalificar abiertamente a la pobre, la fea, la naca, la ñera, la que quiere parecer lista pero se vuelve tonta o a la que quiere fingir ser tonta y parece lista.
Y ni qué hablar de las mujeres realmente inteligentes, las que han sabido defender sus espacios a fuerza de lucha y esfuerzo y que no importando si sus orígenes son de barrio o de colonia residencial y han demostrado que el saber también es femenino y no feminista. A ellas las tachamos de feas, de hombrudas, de descuidadas o mal vestidas cuando bien les va.

Por fortuna las mujeres que de verdad están sobresaliendo en diversos terrenos están presentes y a lo largo de este mes que han dado por nombrar femenino (por el día internacional de la mujer), han aparecido en diversos espacios estas ellas que lejos de la vanidad de demostrar lo que son, se siguen preocupando por demostrarse a si mismas de lo que son capaces sin perder el tiempo en chismes de feisbuk, o lo que antes llamaríamos pláticas de café que creo que ya no se dan.

En fin y emulando al en cierta forma causante de esta calificación y descalificación que dicho sea de paso, supongo que desde su trinchera disfruta y se burla de esta rasgadura de medias entre féminas que le dan la razón en cuanto a desacreditarnos entre nosotras, llego a la conclusión que efectivamente, a las mujeres sólo nos quieren para acostarse con nosotras porque no hemos demostrado que sabemos decir un no amable pero firme y un “amiga, así no se dice (escribe)” solidario y sincero y si un “qué ñera, ni falta que hace que aclare que no es intelectual como descalificativo denigrante.

Efectivamente, yo no soy intelectual, ni hermosa, ni linda, mucho menos maravillosa. Soy lo que he querido ser sin pretensiones y sin aspiraciones, con muchas faltas de ortografía y una redacción que da miedo, pero soy y así me disfruto sin daños a terceros. A menos que la transferencia sea tal, que algo de lo que pienso y declaro se instale en el subconsciente herido de alguien que cayó en la cuenta de su propio ser. Pero esa, por supuesto, ya no es ni mi responsabilidad ni mi intención.

Comentarios

elisa...lichazul ha dicho que…
eso de que el mundo viertual se acerca a lo real lo he vivido , en enero hicimos una junta en casa de una bloggera, y salió super bonito, y sabes que no fue para nada raro, al habernos leído de algún modo la conexión estaba absolutamente asentada y no costó nada darle a la conversación, todo fluyó super natural, como si siempre nos habríamos juntado en lo real, y así me ha pasado con otros amigos bloggers que he conocido después en persona


quien sabe si en una vuelta nosotras dejemos de ser virtual comentadoras:))

besitos y feliz semana Nata querida
Xocas ha dicho que…
Es curioso que estas "facilidades" (no siempre lo son) de la tecnología parece que nos descolocan. Como ocurre con los gobiernos, parece que todo tiende a alejarse más y más. ¿Las personas también nos alejamos?
No sé, pero más bien creo que en realidad lo que ocurre es que cuanto más fáciles son este tipo de contactos, más de menos echamos los contactos más próximos. Esos que solemos calificar de "íntimos" por razones distintas.
Como humanos que somos no soportamos la distancia. Lo nuestro es el calor y no hay remedio (ni quizás deba haberlo). Así que cuando nos distanciamos en estos contextos tecnologizados, la sensación de frío es más intensa.
Por lo demás, las luchas también nos son propias y es imposible dejarlas de lado.
Sí que se puede vivir sin darles mucha cancha. Y en ese sentido no creo que nadie pueda enseñarte nada. Es una impresión personal que ha nacido de tus letras. Cuentan más de lo que sospechamos, creo.
Un gusto leerte, siempre lo es.
Vigilaré, por si veo tu sombra en alguna esquinita tecnologizada. ;))

Besos.
Malinata ha dicho que…
Mi querido Galleguito!!!!! (¿así te nombras?)
No me has encontrado porque la búsqueda no ha sido muy investigativa que digamos ehhhhh!!!
Estoy en el Feisbuk como toda la gente "normal", y ahí tengo fotos, historias, ligas a este lugar, cositas y cosotas :)
Espero que coincidamos por allá si es que estás escondido entre todos los del feis :)
También siempre me da mucho gusto saber de ti y que sigues inspirado :)

Besos muchos para llenar la distancia que nos ha mantenido separados :D

Entradas populares de este blog

Me gustan los hombres de bigote.

He llegado a la conclusión de que me gustan los hombres de bigote. Creo que un buen mostacho tiene mucho qué ofrecer en una relación.
Hay bigotes anchos, otros delgados, pero todos hacen cosquillas al besar, segunda cosa que me encanta (los besos por supuesto).
Los bigotes niños apenas y despuntan, pero le dan cierto aire de madures al portador, los anchos y obscuros, me hacen pensar en un hombre serio, muy formal, los delgados me evocan, no se por qué, la imagen de un Don Juan empedernido, será porque Pedro Infante casi siempre portaba bigote escaso.
¿Pero qué es lo interesante de un bigote además del marco que le da al rostro del portador?
Como ya lo dije, de principio el beso, que se vuelve toda una experiencia erótica cuando va unido a un buen bigote, las sensaciones tan intensas que puede tener la piel cuando ese mismo bigote recorre con besos pequeños toda la anatomía, el sentir un suave rose en cualquier parte del cuerpo con esa escobetilla puede incluso ser el pase al cielo.
El big…

Carta apócrifa, que no espuria de Pedro Armendaris a Natalia la primera

Mi muy amada Natalita:

Discúlpeme lo tarde en que le doy respuesta a su último mensaje. No tengo una razón lo suficientemente de peso para no haberme aplicado a la tarea de darle respuesta pronta porque bien sabe que el saber de usted me mueve a querer correr a su lado y no nada más a dedicarle unas cuantas letras. También no le puedo mentir, me conoce hombre de ocupaciones absorbentes y el ser figura pública me hace desentenderme de mis otras actividades privadas que usted tan bien conoce. Pero me sabe ferviente admirador que soy de usted y de su persona y el tiempo se me hace eterno para poder sentarme y escribirle como usted se merece, con el corazón en la mano.

Porque de todos los habitantes del planeta sólo usted Natalita me conoce en el fondo y sabe de mis quebrantos, de este aferrarme a querer ocultar lo emocional que a veces me torno y que el personaje dista mucho del hombre sensible que soy en realidad.

Y así como me oculto sensible, también tengo que ocultar este amor tan in…

¿Jugamos a las muñecas?

Desde niña me gustaron las muñecas. No se qué extraña sensación protectora despertaban en mi que me hacían sentir la dueña de la situación y la que ponía las reglas cuando con ellas jugaba a la casita, a tomar el té o a bañarlas y cambiarlas. Las muñecas siempre fueron mi pasión y mi padre la alentaba regalándome una diferente, la más moderna, la más sofisticada o la más antigua en cada uno de mis cumpleaños hasta que llegué a los diez.
A partir de ese año, ni las muñecas nuevas ni mi padre volvieron a aparecer en mi vida porque decidió dejarnos.
A raíz de eso mi madre se volvió visible porque antes sólo era la que mantenía la casa limpia, la que me bañaba y arropaba por las noches y la que siempre estaba ahí como testigo silencioso de mis juegos. Nunca abrió la boca para decirme si me quería o no.
Del silencio pasó al abandono. Comenzó con un trago a media tarde para poder relajarse y conciliar el suelo, después uno en las mañanas para afrontar el duro trabajo de costurera que había ten…