Ir al contenido principal

Cuarenta y tres.



Y no basta decir: "alma, no llores",
si ves a un corazón que va dejando
la vida entre furiosos desgarrones.

Hay lágrimas que tienen estatura
de estrellas indomables
y es de acero o de roble su ternura.
Marcos Ana.

Y la vida sigue su curso y heme aquí, más grande y más llena de dudas, más valiente pero más sola, más amante pero más vacía.
Textos que me dan luz “Cien cepilladas antes de dormir” (Mellisa P.), que le dan luz a esta vida de desvarío, pero me pongo a pensar, la protagonista tenía diecisiete años ¡La protagonista tenía diecisiete años!

Todo está bien, todo estará bien, el trabajo, la casa, la familia, el hijo, este año ha sido intenso y pleno, lleno de tantas cosas que me siento satisfecha y colmada pero ¿Y el amor?

¿Qué es mejor, haber amado así, tan intensamente y saber que no se va a volver a repetir o mejor nunca haber amado y no llorar y anhelar lo perdido o lo dejado o lo que lastima?

Dentro de mi inmensidad me se grandiosa, fuera de esta sólo soy una soñadora que no sabe cómo conducirse sin ser apabullada.

Se que me han amado muchos a quienes he despreciado, pero no con rencor, con amabilidad y diplomacia. Se que sólo me han deseado así, con esas ganas de nada más tener el cuerpo y no el alma. También me queda claro que me han ignorado, incluso simplemente no me han visto siquiera.

Justo hoy se que ya nada es lo mismo, que no hay vuelta atrás y que la vida comienza cada día con nuevas expectativas y también nuevas dudas, que mi búsqueda ha terminado y que por el momento ya no busco, ya no espero, ya no quiero.

Días, semanas, meses ¿años? No lo se, sólo entiendo que estadísticamente la población en el Distrito Federal cada vez tiende más a la igualdad, y si dentro de esa igualdad sólo tengo la posibilidad de que uno sólo cubra mis necesidades amatorias, yo también únicamente cubro las necesidades amatorias de uno y si por desgracia ese uno tiene sus ojos puestos en otra… Ya ni para qué pensarlo.

Solo se que hoy todo cambia, que por el momento la luz se apaga, la función termina y la casa se cierra. Mis ideas fluyen y la obligación se impone pero dentro, en este interior que pocos conocen, la alegría constante ha quedado muda, sorda y ciega porque necesita recuperarse, olvidar y renacer.

Días, semanas, meses ¿años? No se cuánto me tome, la verdad es lo menos relevante. Solo se que lo necesito y así, sin mayores aspavientos, sin explicaciones, por propia salud emocional y mental y justo este mi día de cumple, vivo por fuera intensamente, muero por dentro dolorosamente para olvidar, simplemente para olvidar.

Comentarios

elisa...lichazul ha dicho que…
señora de las cuatro décadas♫♫♫
echa fuego por donde camina
FELICIDADES!!!
la vida canta toda y los amargos recuerdos se pasan . se superan y se dejan secar al sol, así ya no pesan ni ocupan cajón
un abrazo grande grande con muchas energías para ti


sabes que , a mis 45 me siento genial, super segura y sin tener que hacer conceciones con nada ni nadie, al que le gusta bien y al que no ...pues se jodió
y aunque los deberes sean muchos, eso no quita que priorice mis derechos:)
adelante querida Nata,no hay amor que pueda matarnos si dentro nuestro existe el fuego de la vida ya llegará ese aguerrido que con verdadero valor sea digno de todo tu coraje

gracias por tus huellas
feliz de leerte por allá
ten un día maravilloso
Anónimo ha dicho que…
Ando de paso por los lugares en donde se que siempre encontrare ese "algo" que un dia nos hizo reconocernos y encuentro este escrito entre el sueño y la pesadilla que me parece tan tuyo tan de ti
Felicidades mi querida Natt
y los años son eso años tiempo que pasa dejando huellas en la mente y en el cuerpo es inevitable
pero el gusto de seguir sobre la esfera azul que gira a gran velocidad aunque no lo sentimos
no nos lo quita nadie

y por lo pronto mañana tomaremos un cafecito para celebrar que ya llevamos años SI años de conocernos

atte.

FF

P.D. cuando tengas la oportunidad visita mi espacio
Carlanoche ha dicho que…
Amiga, yo sòlo se que cada palabra escrita en este texto la he sentido en el alma, sè lo que es, sè còmo funciona, sè que a veces hasta se disfruta jaja, pero tambièn sè que tarde o temprano pasa, se va, finish y lo que sigue. Y sabes? a veces lo q2ue sigue es lo mejor que te pudo haber ocurrido en la vida.
Te quiero
Malinata ha dicho que…
Amigas queridas tan queridas todas.
Se que nos reconocemos mujeres de estos tiempos en los que los convencionalismos ya no nos atan, mucho menos un papel y qué decir del qué dirán.
Pero esta libertad a veces trae también descalabros y magulladuras difíciles de curar y en cada una de ustedes encuentro esa fuerza que a veces se me acaba.
Mujeres inspiradas, letradas, letrosas, llenas de inspiración que sacan la cara y se atreven, si, se atreven atrevidas a dejar huella electrónica de estos sentires que son nuestros, que van por dentro y debajo de la piel pero asi, sin miedo, los exponemos y nos exponemos.
Es lo bello de ser mujeres, que si no lo vomitamos nos hace daño no creen?
Las quiero y no se preocupen, hay decisiones que son necesarias y hay cambios que nos hacen crecer.
En mi caso, chiquilla ingénua y soñadora, cada día me veo más mujer, apabullada y sola, pero más mujer.

Entradas populares de este blog

Me gustan los hombres de bigote.

He llegado a la conclusión de que me gustan los hombres de bigote. Creo que un buen mostacho tiene mucho qué ofrecer en una relación.
Hay bigotes anchos, otros delgados, pero todos hacen cosquillas al besar, segunda cosa que me encanta (los besos por supuesto).
Los bigotes niños apenas y despuntan, pero le dan cierto aire de madures al portador, los anchos y obscuros, me hacen pensar en un hombre serio, muy formal, los delgados me evocan, no se por qué, la imagen de un Don Juan empedernido, será porque Pedro Infante casi siempre portaba bigote escaso.
¿Pero qué es lo interesante de un bigote además del marco que le da al rostro del portador?
Como ya lo dije, de principio el beso, que se vuelve toda una experiencia erótica cuando va unido a un buen bigote, las sensaciones tan intensas que puede tener la piel cuando ese mismo bigote recorre con besos pequeños toda la anatomía, el sentir un suave rose en cualquier parte del cuerpo con esa escobetilla puede incluso ser el pase al cielo.
El big…

Carta apócrifa, que no espuria de Pedro Armendaris a Natalia la primera

Mi muy amada Natalita:

Discúlpeme lo tarde en que le doy respuesta a su último mensaje. No tengo una razón lo suficientemente de peso para no haberme aplicado a la tarea de darle respuesta pronta porque bien sabe que el saber de usted me mueve a querer correr a su lado y no nada más a dedicarle unas cuantas letras. También no le puedo mentir, me conoce hombre de ocupaciones absorbentes y el ser figura pública me hace desentenderme de mis otras actividades privadas que usted tan bien conoce. Pero me sabe ferviente admirador que soy de usted y de su persona y el tiempo se me hace eterno para poder sentarme y escribirle como usted se merece, con el corazón en la mano.

Porque de todos los habitantes del planeta sólo usted Natalita me conoce en el fondo y sabe de mis quebrantos, de este aferrarme a querer ocultar lo emocional que a veces me torno y que el personaje dista mucho del hombre sensible que soy en realidad.

Y así como me oculto sensible, también tengo que ocultar este amor tan in…

¿Jugamos a las muñecas?

Desde niña me gustaron las muñecas. No se qué extraña sensación protectora despertaban en mi que me hacían sentir la dueña de la situación y la que ponía las reglas cuando con ellas jugaba a la casita, a tomar el té o a bañarlas y cambiarlas. Las muñecas siempre fueron mi pasión y mi padre la alentaba regalándome una diferente, la más moderna, la más sofisticada o la más antigua en cada uno de mis cumpleaños hasta que llegué a los diez.
A partir de ese año, ni las muñecas nuevas ni mi padre volvieron a aparecer en mi vida porque decidió dejarnos.
A raíz de eso mi madre se volvió visible porque antes sólo era la que mantenía la casa limpia, la que me bañaba y arropaba por las noches y la que siempre estaba ahí como testigo silencioso de mis juegos. Nunca abrió la boca para decirme si me quería o no.
Del silencio pasó al abandono. Comenzó con un trago a media tarde para poder relajarse y conciliar el suelo, después uno en las mañanas para afrontar el duro trabajo de costurera que había ten…