Ir al contenido principal

Son las ocho de la mañana


Son las ocho de la mañana, intento desperezarme y algo me lo impide, siento el hormigueo que en el brazo me ha causado la inmovilidad y mi primera reacción, como ocurre en estos casos es la esperada pregunta: ¿Dónde estoy?
A mi lado ella respira tranquilamente y al sentir el movimiento sólo atina a reacomodarse en mi brazo cansado y seguir durmiendo tan plácidamente como supongo, ya tiene rato haciéndolo. A la altura de mi mano, esa otra también siente el movimiento y con una sonrisa enigmática se da la vuelta para acomodarse nuevamente pero sin despertar, y seguir soñando no sé con qué pero debe ser un sueño bueno porque la sonrisa no se borra de su rostro.
La siguiente pregunta también es esperada: ¿Qué hice?

Hago una recapitulación y todo me queda muy claro: Una reunión, varios amigos, unos llegan, otros se van temprano, otros llegan tarde y se despiden tarde y todo por el placer de festejar a la querida amiga que acumula trescientos sesenta y cinco días más a su existencia y la intención de agasajarla dedicándole un fin de semana intenso. A estas alturas ya no sé de qué grado de intensidad estamos hablando y si es la de Richter o Mercalli.

Recuerdo que almorzamos opíparamente y tarde, platicamos de mil cosas, nos divertimos de lo lindo con esta aventura que hemos emprendido desde ya hace algunos meses de reunirnos y conocernos, de platicarnos, apoyarnos, escucharnos, leernos y en fin, hacer un grupo que ahora sí considero en extremo maduro y abierto. Salieron a relucir las anécdotas personales pero como era temprano todavía no teníamos intención de hacer la catarsis.

Decidimos movernos del lugar porque ya el panorama estaba más que visto y el menú ya no nos daba para más, así es que del centro corrimos al sur haciendo escala en una tienda departamental cumpliendo caprichitos de los foráneos que sólo cuando vienen al D.F. pueden llenar la despensa, hacer las compras económicas, conseguir lo que en sus localidades no hay y en fin, cubrimos la lista del súper.

Nuestra aventura nos llevó ahora al sur, queríamos ver una película pero el tiempo ya no nos daba para ello, así es que por decisión unánime y para no desentonar comenzamos a chelear en un bar agradable en donde la música de los 80’s nos transportó a todos a otro tiempo y espacio.
Otra llegada, más pláticas, otra despedida y a tomar rumbo porque la fiesta seguía.

Todos íbamos contentos, la festejada por su puesto que era la más emocionada y por ello no reparamos en la lluvia, el frío, lo lejano de nuestro destino final y mucho menos en el retorno, no nos importó que ninguno de los juerguistas lleváramos en esta ocasión automóvil y eso nos obligaría a una retirada tempranera, nadie se percató tampoco de lo lluvioso del clima y lo difícil que sería al siguiente día retornar a nuestros domicilios; pero para qué adelantar.

Llegamos y fue la misma historia de anteriores visitas, mucha música, más lecturas, revelaciones increíbles que como gurú les enseñé a consultar en los libros de poesía y en donde la respuesta a todas las preguntas está en los libros, en todos.
También no podía faltar la catarsis, las viejas historias de nuestras pérdidas que entre todos ya eran bastantes y acumulativas, entre historia e historia el rico pastelito con velas y pese a lo pequeño del detalle, a todos nos tocó una mordida, más historias, más botana y mucho más alcohol que me hizo pensar que me estoy volviendo alcohólico social porque siempre arrasamos con todo lo que encontramos y por supuesto, nos relajamos.

Es curioso cómo de repente me sentí en fiesta de adolescentes, inventando juegos absurdos con preguntas indiscretas y muchas veces incluso reveladoras, pero como buenos adultos responsables, todos tomamos las cosas como fueron, como un juego en el que cada uno sabía qué quería saber o qué no debía contestar, también me sorprendió el que nadie recibiera un castigo porque nadie se negó a contestar preguntas tan comprometedoras como: la primera vez, el primer beso, la posición favorita, la mujer ideal, el hombre perfecto, las fantasías eróticas preferidas…
Aquí ya no me queda todo claro, alguien hizo esta última pregunta respecto a las fantasías y todos coincidimos en que el ideal era un trío con dos mujeres y un hombre, después de esto todo se repite una y otra vez, que si las mujeres son friolentas, que si los hombres son machos aguantadores y por eso no tienen frío, que por qué las mujeres si tienen frío y los hombres no, y esto se me repite una y otra y otra y otra y otra vez. Me quedé pensando en la fantasía de dormir con dos mujeres y la historia del frío y el calor y ahora estoy en este punto porque todo me quedó borrado, desperté y me encontré así, compartiendo el lecho con dos mujeres. No me acuerdo de nada, nuestro anfitrión mucho menos y sólo atino a darme cuenta de que mi fantasía se ha cumplido, desperté en la cama con dos mujeres y no tengo ni la menor idea de qué pasó en esta gélida madrugada.
Lo único que sé es que no tuve frío.

Comentarios

El Pinchisimo Caguamo ha dicho que…
pos a qui saludando... solo eso...

Entradas populares de este blog

Me gustan los hombres de bigote.

He llegado a la conclusión de que me gustan los hombres de bigote. Creo que un buen mostacho tiene mucho qué ofrecer en una relación.
Hay bigotes anchos, otros delgados, pero todos hacen cosquillas al besar, segunda cosa que me encanta (los besos por supuesto).
Los bigotes niños apenas y despuntan, pero le dan cierto aire de madures al portador, los anchos y obscuros, me hacen pensar en un hombre serio, muy formal, los delgados me evocan, no se por qué, la imagen de un Don Juan empedernido, será porque Pedro Infante casi siempre portaba bigote escaso.
¿Pero qué es lo interesante de un bigote además del marco que le da al rostro del portador?
Como ya lo dije, de principio el beso, que se vuelve toda una experiencia erótica cuando va unido a un buen bigote, las sensaciones tan intensas que puede tener la piel cuando ese mismo bigote recorre con besos pequeños toda la anatomía, el sentir un suave rose en cualquier parte del cuerpo con esa escobetilla puede incluso ser el pase al cielo.
El big…

Carta apócrifa, que no espuria de Pedro Armendaris a Natalia la primera

Mi muy amada Natalita:

Discúlpeme lo tarde en que le doy respuesta a su último mensaje. No tengo una razón lo suficientemente de peso para no haberme aplicado a la tarea de darle respuesta pronta porque bien sabe que el saber de usted me mueve a querer correr a su lado y no nada más a dedicarle unas cuantas letras. También no le puedo mentir, me conoce hombre de ocupaciones absorbentes y el ser figura pública me hace desentenderme de mis otras actividades privadas que usted tan bien conoce. Pero me sabe ferviente admirador que soy de usted y de su persona y el tiempo se me hace eterno para poder sentarme y escribirle como usted se merece, con el corazón en la mano.

Porque de todos los habitantes del planeta sólo usted Natalita me conoce en el fondo y sabe de mis quebrantos, de este aferrarme a querer ocultar lo emocional que a veces me torno y que el personaje dista mucho del hombre sensible que soy en realidad.

Y así como me oculto sensible, también tengo que ocultar este amor tan in…

¿Jugamos a las muñecas?

Desde niña me gustaron las muñecas. No se qué extraña sensación protectora despertaban en mi que me hacían sentir la dueña de la situación y la que ponía las reglas cuando con ellas jugaba a la casita, a tomar el té o a bañarlas y cambiarlas. Las muñecas siempre fueron mi pasión y mi padre la alentaba regalándome una diferente, la más moderna, la más sofisticada o la más antigua en cada uno de mis cumpleaños hasta que llegué a los diez.
A partir de ese año, ni las muñecas nuevas ni mi padre volvieron a aparecer en mi vida porque decidió dejarnos.
A raíz de eso mi madre se volvió visible porque antes sólo era la que mantenía la casa limpia, la que me bañaba y arropaba por las noches y la que siempre estaba ahí como testigo silencioso de mis juegos. Nunca abrió la boca para decirme si me quería o no.
Del silencio pasó al abandono. Comenzó con un trago a media tarde para poder relajarse y conciliar el suelo, después uno en las mañanas para afrontar el duro trabajo de costurera que había ten…