Ir al contenido principal

Revelación.

Esto se está volviendo cada día más insoportable, es una especie de asfixia la que me ataca cada vez que la veo llegar y no lo puedo soportar, y cómo no hacerlo si es el ser más hermoso que haya yo visto en toda mi vida.

La primera vez que le vi el impacto fue fulminante. Si bien he tenido mucha experiencia en esto de las cuestiones amorosas e incluso formalicé y me firmé con alguien, nunca pensé encontrar este tipo de amor, el que embrutece, el que hace que quieras morir por ella, que pierdas los sentidos e incluso la moral, en fin, este era el verdadero amor de mi vida.
Cuando cruzó la puerta de la oficina se iluminó todo a mí alrededor. Estatura normal, esbelta, de esas mujeres que no niegan sus carnes y no se matan porque sean cada vez menos, al contrario, me sorprendió encontrarla deliciosamente gordibuena. Unas piernas torneadas y recién bronceadas calzadas con unos tacones que las hacían irresistibles, una minifalda que dejaba ver mucho más allá de lo permitido y lo confieso, fue por esa minúscula prenda que comenzó mi locura.
Lo que más me impresionó fue su cintura, pequeña y ágil, esto lo comprobé en el baile de fin de año en donde todos moríamos por tenerla cerca, por aprisionarla por esa parte anatómica que movía al ritmo de la música y nos dejaba a todos con la boca abierta.
Y qué decir de los senos, eran como siempre los había soñado, mi mejor fantasía y mi peor frustración porque nunca había tenido unos así ni en mis más profundas fantasías lúbricas. Eran firmes, incitantes, insinuantes, fue verlos y sentir unos deseos inmensos de morderlos, aprisionarlos, hacerlos míos.
A ellos seguía un largo y esbelto cuello que despertaba los más bajos instintos que jamás había sentido, quería ir recorriendo ese cuello que ya deseaba mío y llenarla de mimos, de deseo, de ganas y de un inmenso amor.
Y así, en ese recorrido erótico llegar a la boca que por supuesto era carnosa, besable y mordible. No se por qué insisto en tener esta absurda fijación por las bocas, aunque sinceramente, esta vez ya de por si el deseo brincó por donde menos lo esperaba y el pensarla ya hacía estragos en mis ganas de tenerla, de besarla tan tiernamente y que no tuviera más remedio que rendirse a mis inmensas ganas que tenía de ella, convencerla de que lo que quería de ella era no pasión, esa sería nuestra carta de presentación, no sexo, ese nos haría compenetrarnos y descubrirnos, no erotismo, ese lo iríamos inventando y descubriendo conforme el conocimiento fuera avanzando.
Ese rostro se quedó tatuado en mi desde ese día y para siempre, su nariz pequeña de niña, sus ojos tan claros como el cielo y en donde quería, necesitaba verme, descubrir que me veía, que también sintiera algo por mi, ese cabello impecablemente alaciado que le ponía le marco perfecto a ese rostro de niña con cuerpo de diosa que me atrapó y tenía que ser por desgracia mi nueva compañera de trabajo que como yo, es secretaria, esposa y madre.

Comentarios

lichazul...elisa ha dicho que…
bendiciones a tu andar
rosa silvestre
que te meces con el viento
pero no cedes al temporal.

FELIZ DIA DE LA MUJER
PARA TI
Y PARA TODAS LAS PERSONAS QUE QUIERAN CELEBRARLO:

desde el fin del mundo
lichazul...elisa ha dicho que…
nata

revelate para nuestros ojitos
andas muy tiempo perdida por este lado :-)

muakismuakis
Aluguel de Computadores ha dicho que…
Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Aluguel de Computadores, I hope you enjoy. The address is http://aluguel-de-computadores.blogspot.com. A hug.
evabuenosayres ha dicho que…
Querida amiga Nata que felicidad encontrar este tu bello lugar y volver a leerte.Después de la tormenta que nos dejo a todos tan naúfragos en mares inhóspitos, vuelve a salir el sol, te dejo un beso, ya anduve por el congal, y por los blogs de los amigos, ahora necesito tiempoooooooo para escribirles a todos, te dejo mi cariño, amiga, un beso.
http://www.evabuenosayres2008.blogspot.com

Entradas populares de este blog

Me gustan los hombres de bigote.

He llegado a la conclusión de que me gustan los hombres de bigote. Creo que un buen mostacho tiene mucho qué ofrecer en una relación.
Hay bigotes anchos, otros delgados, pero todos hacen cosquillas al besar, segunda cosa que me encanta (los besos por supuesto).
Los bigotes niños apenas y despuntan, pero le dan cierto aire de madures al portador, los anchos y obscuros, me hacen pensar en un hombre serio, muy formal, los delgados me evocan, no se por qué, la imagen de un Don Juan empedernido, será porque Pedro Infante casi siempre portaba bigote escaso.
¿Pero qué es lo interesante de un bigote además del marco que le da al rostro del portador?
Como ya lo dije, de principio el beso, que se vuelve toda una experiencia erótica cuando va unido a un buen bigote, las sensaciones tan intensas que puede tener la piel cuando ese mismo bigote recorre con besos pequeños toda la anatomía, el sentir un suave rose en cualquier parte del cuerpo con esa escobetilla puede incluso ser el pase al cielo.
El big…

Carta apócrifa, que no espuria de Pedro Armendaris a Natalia la primera

Mi muy amada Natalita:

Discúlpeme lo tarde en que le doy respuesta a su último mensaje. No tengo una razón lo suficientemente de peso para no haberme aplicado a la tarea de darle respuesta pronta porque bien sabe que el saber de usted me mueve a querer correr a su lado y no nada más a dedicarle unas cuantas letras. También no le puedo mentir, me conoce hombre de ocupaciones absorbentes y el ser figura pública me hace desentenderme de mis otras actividades privadas que usted tan bien conoce. Pero me sabe ferviente admirador que soy de usted y de su persona y el tiempo se me hace eterno para poder sentarme y escribirle como usted se merece, con el corazón en la mano.

Porque de todos los habitantes del planeta sólo usted Natalita me conoce en el fondo y sabe de mis quebrantos, de este aferrarme a querer ocultar lo emocional que a veces me torno y que el personaje dista mucho del hombre sensible que soy en realidad.

Y así como me oculto sensible, también tengo que ocultar este amor tan in…

¿Jugamos a las muñecas?

Desde niña me gustaron las muñecas. No se qué extraña sensación protectora despertaban en mi que me hacían sentir la dueña de la situación y la que ponía las reglas cuando con ellas jugaba a la casita, a tomar el té o a bañarlas y cambiarlas. Las muñecas siempre fueron mi pasión y mi padre la alentaba regalándome una diferente, la más moderna, la más sofisticada o la más antigua en cada uno de mis cumpleaños hasta que llegué a los diez.
A partir de ese año, ni las muñecas nuevas ni mi padre volvieron a aparecer en mi vida porque decidió dejarnos.
A raíz de eso mi madre se volvió visible porque antes sólo era la que mantenía la casa limpia, la que me bañaba y arropaba por las noches y la que siempre estaba ahí como testigo silencioso de mis juegos. Nunca abrió la boca para decirme si me quería o no.
Del silencio pasó al abandono. Comenzó con un trago a media tarde para poder relajarse y conciliar el suelo, después uno en las mañanas para afrontar el duro trabajo de costurera que había ten…