Ir al contenido principal

Esta Nata de hoy

¡Alto! ¡Detente! ¿Dónde vas con esa carrera frenética y acelerada?
Pienso y me disculpo con un simple, ¡sólo así me siento viva!
Cumpliendo proyectos, enfrentando desvaríos, capoteando impertinencias, disfrutando claro-obscuros.

El transcurrir de las situaciones no me lleva a ningún lado porque hace mucho que ya no voy a ningún lado y nada hace la diferencia de ahora a cuando tenía un propósito.

La ciudad apesta, la gente es corrupta, la amistad se transgrede con el veneno inyectado por el colmillo en un extremo y el cascabel en el otro.

La paz va poco a poco inundando el cuerpo abatido pero no es una paz satisfactoria, es el resultado de un cansancio extremo que va dejando a las extremidades llenas de ámpulas que no se ven pero se sienten como si fueran.

Virginia es absurdamente incoherente pero deliciosamente evocadora. Ahora entiendo por qué el amor que se le tiene y el absurdo que representa.

Charlotte feminista se muestra a si misma como ser desvalidamente inteligente y ahora entiendo por qué su transcurrir con pena y sin gloria.

¿Pero qué importan ellas si son historia pasada? ¿Por qué en este momento me llenan de complicaciones pero también de esta necesidad de pensarlas y apoderarme de su frenesí, de esta explicación de una realidad al pastel que no se escribe ni se describe, sólo se transcurre.

Materias pendientes, tareas cumplidas, trabajos, ensayos, discursos por preparar. La maternidad también anda sobre bicicleta corriendo de un lado a otro sin freno y sin descanso. El crio sólo sabe de felicidades y su discurso crece junto con sus extremidades. Piensas -¡Es tan brillante!

Y aún a estas alturas del discurso nada importa y vuelvo a retomar la sentencia de hace algunos días: “La vida és, nada más, sólo és”.

Me siento absurdamente complicada pero mediocremente feliz. Con esa felicidad que da el saberse mala y perversa pero sin poder decirlo a nadie por temor a lastimar.

¿Absurdo? No. Intrigante y delicioso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Me gustan los hombres de bigote.

He llegado a la conclusión de que me gustan los hombres de bigote. Creo que un buen mostacho tiene mucho qué ofrecer en una relación.
Hay bigotes anchos, otros delgados, pero todos hacen cosquillas al besar, segunda cosa que me encanta (los besos por supuesto).
Los bigotes niños apenas y despuntan, pero le dan cierto aire de madures al portador, los anchos y obscuros, me hacen pensar en un hombre serio, muy formal, los delgados me evocan, no se por qué, la imagen de un Don Juan empedernido, será porque Pedro Infante casi siempre portaba bigote escaso.
¿Pero qué es lo interesante de un bigote además del marco que le da al rostro del portador?
Como ya lo dije, de principio el beso, que se vuelve toda una experiencia erótica cuando va unido a un buen bigote, las sensaciones tan intensas que puede tener la piel cuando ese mismo bigote recorre con besos pequeños toda la anatomía, el sentir un suave rose en cualquier parte del cuerpo con esa escobetilla puede incluso ser el pase al cielo.
El big…

Carta apócrifa, que no espuria de Pedro Armendaris a Natalia la primera

Mi muy amada Natalita:

Discúlpeme lo tarde en que le doy respuesta a su último mensaje. No tengo una razón lo suficientemente de peso para no haberme aplicado a la tarea de darle respuesta pronta porque bien sabe que el saber de usted me mueve a querer correr a su lado y no nada más a dedicarle unas cuantas letras. También no le puedo mentir, me conoce hombre de ocupaciones absorbentes y el ser figura pública me hace desentenderme de mis otras actividades privadas que usted tan bien conoce. Pero me sabe ferviente admirador que soy de usted y de su persona y el tiempo se me hace eterno para poder sentarme y escribirle como usted se merece, con el corazón en la mano.

Porque de todos los habitantes del planeta sólo usted Natalita me conoce en el fondo y sabe de mis quebrantos, de este aferrarme a querer ocultar lo emocional que a veces me torno y que el personaje dista mucho del hombre sensible que soy en realidad.

Y así como me oculto sensible, también tengo que ocultar este amor tan in…

¿Jugamos a las muñecas?

Desde niña me gustaron las muñecas. No se qué extraña sensación protectora despertaban en mi que me hacían sentir la dueña de la situación y la que ponía las reglas cuando con ellas jugaba a la casita, a tomar el té o a bañarlas y cambiarlas. Las muñecas siempre fueron mi pasión y mi padre la alentaba regalándome una diferente, la más moderna, la más sofisticada o la más antigua en cada uno de mis cumpleaños hasta que llegué a los diez.
A partir de ese año, ni las muñecas nuevas ni mi padre volvieron a aparecer en mi vida porque decidió dejarnos.
A raíz de eso mi madre se volvió visible porque antes sólo era la que mantenía la casa limpia, la que me bañaba y arropaba por las noches y la que siempre estaba ahí como testigo silencioso de mis juegos. Nunca abrió la boca para decirme si me quería o no.
Del silencio pasó al abandono. Comenzó con un trago a media tarde para poder relajarse y conciliar el suelo, después uno en las mañanas para afrontar el duro trabajo de costurera que había ten…