Ir al contenido principal

Para una primera vez

La vos lenta del blues triste suena de fondo. Tus manos inexpertas recorren su espalda sin saber qué hacer con tanta dulzura, tanta ternura.

Le dices que nunca había sido así, que las entregas anteriores con las mujeres anteriores sólo te salían de las ganas de inundarlas y saciar tus desahogos, vaciarte, consolar la falta de amor que sentías por ellas.

Pero ahora es distinto porque tienes entre tus brazos a la mujer amada, a aquella que te ha desvelado por años, a quien idealizas sin tenerla y acaricias sin tocarla y penetras en sueños.

Ahora la tienes aquí, toda tuya dispuesta a mostrarte un mundo que no conocías, el del amor y la ternura, no el del sexo sofocante.

Tiemblas, la música sigue y tu tiemblas y no sabes si es de miedo o de deseo o de ternura. Pero el sofoco inunda tu calor y el sexo erecto reclama la conquista y no puedes reprimir tu instinto.

-¡Mamacita, estás bien buena!

¿Y qué más puedes decir? Si así aprendiste a entregarte y reclamar la entrega, a poseer y tomar abruptamente a la que en turno se entregaba.

Ella te mira entre divertida y apenada por tu falta de romance. Con besos te cubre la boca y te pide quedamente –No digas nada.

Te vuelves loco, la aprisionas en un abrazo cálido pero rudo, entregado pero áspero y sin miramientos la despojas de las ropas con tosquedad, con premura, con deseo salvaje.

Has roto el encanto, ella lo sabe y con un suspiro no de pasión, sino de conformidad se tumba en la cama y te espera pasiva.

Rompiste el encanto. Ella dispuesta a amarte con la misma intensidad con la que tu la amas y tu, que no sabes más que arrebatar sin ternura, rompes ese vínculo que en breve iba a unirlos.

Tu la amas hasta el salvajismo. Ella, ella quiso amarte con ternura, pero te impusiste y ahora sólo te desea con locura.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Me gustan los hombres de bigote.

He llegado a la conclusión de que me gustan los hombres de bigote. Creo que un buen mostacho tiene mucho qué ofrecer en una relación.
Hay bigotes anchos, otros delgados, pero todos hacen cosquillas al besar, segunda cosa que me encanta (los besos por supuesto).
Los bigotes niños apenas y despuntan, pero le dan cierto aire de madures al portador, los anchos y obscuros, me hacen pensar en un hombre serio, muy formal, los delgados me evocan, no se por qué, la imagen de un Don Juan empedernido, será porque Pedro Infante casi siempre portaba bigote escaso.
¿Pero qué es lo interesante de un bigote además del marco que le da al rostro del portador?
Como ya lo dije, de principio el beso, que se vuelve toda una experiencia erótica cuando va unido a un buen bigote, las sensaciones tan intensas que puede tener la piel cuando ese mismo bigote recorre con besos pequeños toda la anatomía, el sentir un suave rose en cualquier parte del cuerpo con esa escobetilla puede incluso ser el pase al cielo.
El big…

Carta apócrifa, que no espuria de Pedro Armendaris a Natalia la primera

Mi muy amada Natalita:

Discúlpeme lo tarde en que le doy respuesta a su último mensaje. No tengo una razón lo suficientemente de peso para no haberme aplicado a la tarea de darle respuesta pronta porque bien sabe que el saber de usted me mueve a querer correr a su lado y no nada más a dedicarle unas cuantas letras. También no le puedo mentir, me conoce hombre de ocupaciones absorbentes y el ser figura pública me hace desentenderme de mis otras actividades privadas que usted tan bien conoce. Pero me sabe ferviente admirador que soy de usted y de su persona y el tiempo se me hace eterno para poder sentarme y escribirle como usted se merece, con el corazón en la mano.

Porque de todos los habitantes del planeta sólo usted Natalita me conoce en el fondo y sabe de mis quebrantos, de este aferrarme a querer ocultar lo emocional que a veces me torno y que el personaje dista mucho del hombre sensible que soy en realidad.

Y así como me oculto sensible, también tengo que ocultar este amor tan in…

¿Jugamos a las muñecas?

Desde niña me gustaron las muñecas. No se qué extraña sensación protectora despertaban en mi que me hacían sentir la dueña de la situación y la que ponía las reglas cuando con ellas jugaba a la casita, a tomar el té o a bañarlas y cambiarlas. Las muñecas siempre fueron mi pasión y mi padre la alentaba regalándome una diferente, la más moderna, la más sofisticada o la más antigua en cada uno de mis cumpleaños hasta que llegué a los diez.
A partir de ese año, ni las muñecas nuevas ni mi padre volvieron a aparecer en mi vida porque decidió dejarnos.
A raíz de eso mi madre se volvió visible porque antes sólo era la que mantenía la casa limpia, la que me bañaba y arropaba por las noches y la que siempre estaba ahí como testigo silencioso de mis juegos. Nunca abrió la boca para decirme si me quería o no.
Del silencio pasó al abandono. Comenzó con un trago a media tarde para poder relajarse y conciliar el suelo, después uno en las mañanas para afrontar el duro trabajo de costurera que había ten…