Ir al contenido principal

Salto cuántico

Con la mirada fija en la costura su mente comenzó a darle vuelta a varios asuntos.
Sus hijos estaban ya dormidos y ella esperaba, simplemente esperaba a que llegara su marido de su ¿junta de negocios? Qué absurdo, si las cosas se dijeran como eran, incluso la vida sería más fácil.
Todas le decían que era una mujer afortunada con un marido guapo y trabajador, que si bien siempre tenía ¿reuniones? a ella nunca le faltaba nada y era de las mujeres mejor vestidas y más respetadas de la ciudad.

Cerró los ojos y se sintió transportada, llevada por el tiempo y la distancia. ¿O fue un desmayo o alguna visión?
Se soñó en un lugar maravilloso, con paredes transparente y luces brillantes. Desde donde estaba se alcanzaba a visualizar un sin número de farolas brillantes, pero eran tantas que incluso de noche se le ocurrió que bien podría parecer una ciudad de día.

A su alrededor todo estaba perfectamente bien ordenado y en su escritorio encontró las fotos de sus tres hijos, iguales en lo físico pero con unas ropas que desconocía.
Incluso observó la escasa ropa que ella misma portaba y se escandalizó por lo diminuto de la falda y tanta y tanta piel que exponía, pero se sentía a gusto, cómoda. Pasada la pena incluso le gustaba cómo se veía.

Por ningún lado encontró la fotografía de su marido. La curiosidad la llevó a investigar toda la habitación y encontró aparatos sorprendentes máquinas en extremo pequeñas pero que emitían zumbidos, sonidos, música.

De un aparato desconocido para ella que tenía imágenes que cambiaban a cada momento, salía música, pero no encontró el cilindro que la producía, mucho menos algún órgano que la reprodujera o cualquier aparato para tal fin. ¿Dónde estaba la orquesta? La nitidez era perfecta, como si el sonido la inundara en un concierto en vivo, justo en ese lugar.

Seguía sorprendida pero por alguna extraña razón no sentía miedo. Se sentía segura, respetada, y sobre todo, libre.

Cerró los ojos y volvió a sentirse transportada.

De nuevo en su enorme caserón y con la costura en el regazo, se sobresaltó con el sonido de la puerta de entrada. Su marido entró y con un beso en la frente le dio las buenas noches. En balde la espera porque ni siquiera pidió la cena.

Pero algo se movió en su interior. Sabía que de ese día en adelante, lucharía por que sus dos hijas llegaran a verse como ella se vio en su sueño. No quería para ellas esa vida de engaños y de soportar infidelidades, de tener qué ser respetadas por el hombre con que vivieran y no por ellas mismas.

En su mente, se gestó la primera de muchas ideas feministas, aunque por supuesto, el término ni siquiera lo conocía.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Me gustan los hombres de bigote.

He llegado a la conclusión de que me gustan los hombres de bigote. Creo que un buen mostacho tiene mucho qué ofrecer en una relación.
Hay bigotes anchos, otros delgados, pero todos hacen cosquillas al besar, segunda cosa que me encanta (los besos por supuesto).
Los bigotes niños apenas y despuntan, pero le dan cierto aire de madures al portador, los anchos y obscuros, me hacen pensar en un hombre serio, muy formal, los delgados me evocan, no se por qué, la imagen de un Don Juan empedernido, será porque Pedro Infante casi siempre portaba bigote escaso.
¿Pero qué es lo interesante de un bigote además del marco que le da al rostro del portador?
Como ya lo dije, de principio el beso, que se vuelve toda una experiencia erótica cuando va unido a un buen bigote, las sensaciones tan intensas que puede tener la piel cuando ese mismo bigote recorre con besos pequeños toda la anatomía, el sentir un suave rose en cualquier parte del cuerpo con esa escobetilla puede incluso ser el pase al cielo.
El big…

Carta apócrifa, que no espuria de Pedro Armendaris a Natalia la primera

Mi muy amada Natalita:

Discúlpeme lo tarde en que le doy respuesta a su último mensaje. No tengo una razón lo suficientemente de peso para no haberme aplicado a la tarea de darle respuesta pronta porque bien sabe que el saber de usted me mueve a querer correr a su lado y no nada más a dedicarle unas cuantas letras. También no le puedo mentir, me conoce hombre de ocupaciones absorbentes y el ser figura pública me hace desentenderme de mis otras actividades privadas que usted tan bien conoce. Pero me sabe ferviente admirador que soy de usted y de su persona y el tiempo se me hace eterno para poder sentarme y escribirle como usted se merece, con el corazón en la mano.

Porque de todos los habitantes del planeta sólo usted Natalita me conoce en el fondo y sabe de mis quebrantos, de este aferrarme a querer ocultar lo emocional que a veces me torno y que el personaje dista mucho del hombre sensible que soy en realidad.

Y así como me oculto sensible, también tengo que ocultar este amor tan in…

¿Jugamos a las muñecas?

Desde niña me gustaron las muñecas. No se qué extraña sensación protectora despertaban en mi que me hacían sentir la dueña de la situación y la que ponía las reglas cuando con ellas jugaba a la casita, a tomar el té o a bañarlas y cambiarlas. Las muñecas siempre fueron mi pasión y mi padre la alentaba regalándome una diferente, la más moderna, la más sofisticada o la más antigua en cada uno de mis cumpleaños hasta que llegué a los diez.
A partir de ese año, ni las muñecas nuevas ni mi padre volvieron a aparecer en mi vida porque decidió dejarnos.
A raíz de eso mi madre se volvió visible porque antes sólo era la que mantenía la casa limpia, la que me bañaba y arropaba por las noches y la que siempre estaba ahí como testigo silencioso de mis juegos. Nunca abrió la boca para decirme si me quería o no.
Del silencio pasó al abandono. Comenzó con un trago a media tarde para poder relajarse y conciliar el suelo, después uno en las mañanas para afrontar el duro trabajo de costurera que había ten…