En definitiva

Hoy te entierro en el olvido junto con la frustración de no haberme compartido nunca contigo.

Así, dentro del cofre que he preparado para tal fin guardo: Un amor a primera vista; muchas miradas furtivas; una explicación magistral de un tópico social; un roce eléctrico de tu mano sobre mi brazo; tus ojos lascivos sobre mi escote provocador; la promesa incondicional de una cita; el desperdicio de tres encuentros a solas; un beso que nunca pudo ser.

Así olvido y prosigo esperando a que llegue el siguiente encuentro.

Comentarios

Entradas populares