Destrampe

-Y entonces ¿Quiéres ser mi novia?
-Necesito pensarlo.
-Pero ¿Cuánto tiempo?
-Lo que dure un beso
Se besaron con esa ternura que envuelve al primer beso que siempre está lleno de mariposas en el estómago. Los labios apenas y se rozaron y el sudor de las manos los invadía a ambos.

El preguntó –¿Y ahora?
-Ya somos novios.
Y siguieron besándose, ahora sí, con más pasión que ternura.

Ella a sus sesenta y ocho primaveras, el a sus escasos sesenta y tres años rompieron esquemas, se quitaron convencionalismos sociales y decidieron amarse como hacía mucho ya nadie lo hacía, con el amor por el amor mismo que sentía uno por el otro.

¿El sexo? Ya tendría tiempo para ello.

Comentarios

Entradas populares