Ayeres

La necesidad era urgente. Quise besar tus labios.
Intenté, fingí, hice complot y me arriesgué, pero tu indiferencia fue la única respuesta.
A la negación siguió el alejamiento, al alejamiento la distancia, a la distancia el adiós.
Yo quise y no quisiste, yo esperaba y no esperaste, yo entregaba y tu rehusaste.
Mis labios se quedaron sedientos de tu aliento, mis ganas se perdieron en la noche que a fuerza de calor, las evaporaron.
Hoy ya te extraño.

Comentarios

Entradas populares