Ir al contenido principal

Entradas

Insertidumbre

Su vida pende de un hilo. Si dobla la esquina se topará de repente con él y se arrojará en sus brazos. Lo besará tan violentamente que a ambos les dolerán los labios y correrán a refugiarse al primer hotel de paso que encuentren como en los viejos tiempos. Si intenta seguir de frente, él la tomará por la espalda y con violencia la arrojará al fondo del callejón donde la violará y después le cortará el cuello sin piedad. Pero si cruza corriendo la calle llegará a su casa aburrida, preparará la cena aburrida y atenderá a su familia aburrida como lo ha hecho los últimos 20 años. El escritor mira el monitor y piensa, se atormenta, no sabe qué destino darle a su personaje y con el dedo en alto duda...
Entradas recientes

Placeres 2020

1.- Hijo de la guerra.- Ricardo Raphael 2.- Fábulas irónicas.- Juan Eduardo Zúñiga 3.- La cofradía del cupcake.- Ricardo López 4.- La dieta de la muerte: soy anoréxica y esta es mi historia.- Denisse Fuentes 5.- El color púrpura.- Alice Walker 6.- Otra vez sola.- Patricia Suárez 7.- Ocho escenas de Tokio.- Osamu Dazai 8.- La ridícula idea de no volverte a ver.- Rosa Montero 9.- Al calor del verano.- John Katzenback 10.- El samurai de la Graflex.- Daniel Salinas Basave 11.- La catadora de Hitler.- V.S. Alexander 12.- Jugaré Contigo.- Maritza M. Buendía 13.- Todo lo que fuimos.- Alberto Villareal 14.- El huésped.- Guadalupe Nettel 15.- Killing Eve.- Luke Kennings 16.- Tratado de la infidelidad.- Julián Herbert, León Plascencio Ñol 17.- El cuerpo en que nací.- Guadalupe Nettel 18.- La taza de chocolate.- Héctor Palacios 19.- Una jaula de oro.- Camila Läckberg 20.- Siete casas vacías.- Samanta Schweblin 21.- Mujeres que matan.- Sylvia Arvizu 22.- El abuelo que saltó po

Desierto

He olvidado el mecanismo del beso, el sentimiento de desear la boca de alguien, la emoción de conjugar en un ósculo la necesidad del otro. No sé dónde se me quedaron las ganas, o si es que no hay todavía un otro también ganoso que conmueva mi deseo y me invite a saborear el gusto de su pasión acumulada en un simple intercambio de fluidos bucales. Y no es que muera por ello, y tampoco que sea una necesidad apremiante, hace mucho que no sé qué es una necesidad, mucho menos apremiante. Simplemente hoy recordé cuánto me gustaba besar(¿te?) y por ello me di cuenta de este olvido, de esta carencia, de la emoción de compartir con - ti - go, un simple beso.

Espectro espectante

Entrando al antro lo vi. Me conmovieron tanto sus ojos asustados que el primer impacto y susto que sentí al saber que era un espectro pasó como un suspiro y dejó paso a una compasión infinita que me inundó el estómago porque esa sensación de desamparo ya la había experimentado en mi propia piel. Soy gente de campo que gracias a mis padres pude venir a estudiar a la ciudad, pero la juventud y los amigos son mala combinación y por eso llegamos a este local, a esta casa vieja del centro histórico de la Ciudad de México ahora convertida en antro de música dark, ruidosa, obscura, inentendible o como sea que se le llame a estos gritos que inundan el espacio, pero eso les gusta a mis amigos. Me senté a su lado, él me observó intrigado porque nadie, nadie en ese espacio había reparado en su presencia amorfa, etérea, de ¿fantasma? no de los que espanta, de los que están espantados. Me contó su historia, nada fantástica, nada fuera de lo común. Murió de hambre en una época en la que el hambre

Discurso lento

Hoy he querido escribir esta lentitud que me invade... pero ¿Cómo? Cómo se le da a la palabra pausa, cómo se resbala la voz que se lee, cómo languidece la lectura. Puedo describirme tumbada en mi sillón, mirando hacia la ventana, escudriñando el enorme árbol que sombrea mis tardes y obscurece mis madrugadas pero eso no es mi pensar en cámara lenta, no es esta sensación de vivir acaracolada en movimiento, como babosa que va del punto A al punto B en tres horas, como ese cuenco que se va llenando con la gota lenta pero incansable. Observo, pienso, recuerdo, añoro, me estiro poco a poco, no como gata, odio a los gatos, como yo sin prisa, como ésta que se despereza sin querer hacerlo. Hooooy teeee piensooooo y meeeee alentooooo paraaaaaa saboreaaaar tuuuuu recuerdooooo.......

Placeres 2019

1.- Simple perversión oral.- Margo Glantz 2.- La navidad en las montañas.- Ignacio Manuel Altamirano 3.- Aquellas horas que nos robaron.- Mónica Castellanos 4.- El dragón blanco y otros personajes olvidados.- Adolfo Córdoba, Riki Blanco 5.- Los relámpagos de agosto.- Jorge Ibargüengoitia 6.- Historia de historias.- Álvaro Uribe 7.- La sangre de Medusa.- José Emilio Pacheco 8.- La memoria donde ardía.- Socorro Venegas 9.- Cuídame de ti.- Mónica Salmón 10.- La amiga estupenda.- Elena Ferrante 11.- La niña perdida.- Elena Ferrante 12.- Las deudas del cuerpo.- Elena Ferrante 13.- Un mal hombre.- Elena Ferrante 14.- El Accidente.- Santiago Roncagliolo 15.- La renovada muerte.- F.G. Haghenbeck 16.- Ojos de perro siberiano.- Antonio Santa Ana 17.- Una niña está perdida en su siglo en busca de su padre.- Gonzalo M. Tavares 18.- La ciudad oculta, vol. I.- Héctor de Mauleón 19.- La quinta mujer.- Henning Mankell 20.- Kentukis.- Samanta Schweblin 21.- Cicatrices de la memoria.

Lluvia de ciudad sin filtro

Madrugada de chubasco que golpea mi ventana. Me canta al oído, me susurra tu nombre. Tu sueño todavía se mantiene tibio entre mis sábanas y el fantasma de tu cuerpo sale de puntitas cuando clarea el día. Sabes que la lluvia siempre me ha gustado recorriendo mis redondeces, anegándose en mis cuencos cada vez más extensos. Sólo tu, sólo la lluvia encuentran la belleza que hace mucho ni yo misma me encuentro y vuelvo a sonreír, y vuelvo a iluminar mis ojos con el brillo de los años perdidos, de la figura perfecta, del cuerpo que no tiene ningún dolor, ninguna molestia. Me gustan los días lluviosos porque recuerdo y te recuerdo y me lleno de tu olor perdido ya en ese sweater que dejaste justo el último día que me inundaste, me llenaste de lluvia clara y lo dejaste porque así como la lluvia, de repente te fuiste, de repente escampaste. Hoy llueve y tú, tú te volviste sol en tierra soleada.